Andorra la Vella

Casa de la Vall - Andorra la Vella

La capital de los Pirineos es también la ciudad más importante de la parroquia de Andorra la Vella (una de las siete en las que se divide el principado).

Conocida por su comercio "trepidante", tiene además mucho que ofrecer a quien la visita: arte, cultura y espacios naturales de gran belleza casi anexos a la propia ciudad.

La avenida Meritxell, más conocida como la calle de las tiendas, es el centro neurálgico de Andorra la Vella. Aquí los comercios tradicionales conviven con las grandes cadenas donde adquirir casi de todo, especialmente moda y complementos, electrónica, perfumería y cosmética... la avenida y las calles aledañas forman un gran centro comercial abierto, paraíso para los amantes del shopping.

Aunque muchos identifiquen Andorra con la nieve y con las compras, la ciudad cuenta con otros atractivos que merece la pena descubrir. No te pierdas un paseo por su bonito casco antiguo medieval, con sus calles pintorescas, estrechas, flanqueadas de casas en piedra tallada, y alejado del ajetreo de la zona comercial. A la entrada del centro histórico se encuentra la Iglesia de Sant Esteve, del siglo XII, con su ábside semicircular, ricamente decorado, que es el más grande de toda Andorra. Su esbelto campanario románico con las montañas como telón de fondo son una de las estampas más hermosas de la tranquila ciudad. Muy cerca verás también la Casa de la Vall, una magnífica casa fortificada del siglo XVI, sede del parlamento andorrano (y actual ayuntamiento), cuyo interior puede visitarse (recorrido guiado de 30 minutos de duración. Entrada gratuita). Dejando atrás el casco antiguo, tienes muy cerca  la Capilla de Sant Andrew (en la calle del mismo nombre). Es una de las más antiguas, se cree que es anterior al siglo XII, y es un ejemplo de la sencillez arquitectónica del románico. De camino hacia la capilla verás la Creu Grossa, cruz gótica que marcaba el antiguo camino real ( de santa Julia hasta Adorra la Vella).

En la ciudad y alrededores tienes otras interesantes muestras del románico pirenaico. En anexo pueblo de Santa Coloma no te puedes perder la visita a su emblemática iglesia, con su inconfundible torre circular de 18 metros de altura. También, a poca distancia del centro, se encuentra el puente medieval de la Margineda, el más grande y uno de los más bellos de todo el principado. Cruza el río Valira y te llevará hasta el antiguo castillo de Sant Vicenç d'Enclar.

En Andorra, la naturaleza llega casi hasta el centro mismo de las ciudades y pueblos. Todo el núcleo urbano de Andorra La Vella está rodeado por lo que se conoce como la Anilla Verde, así que para descubrir los bellos paisajes andorranos no tendrás que irte muy lejos. Además, la parroquia está llena de multitud de senderos y rutas para disfrutar de la naturaleza: el Valle de Enclar, la ruta Prat Primer o la que llega al lago La Nou son sólo algunas de ellas.

Junto a su patrimonio y sus paisajes, la capital andorrana es una ciudad muy animada en cualquier época del año. Hoteles, restaurantes, discotecas, tiendas y las numerosas actividades y lúdicas a tu alcance la convierten en un destino perfecto para una estancia inolvidable.

Foto: MARIA ROSA FERRE